Final de infarto en el duelo entre Castillo y Fujimori por la presidencia de Perú

Paola UgazSEGUIRCorresponsal en Lima
Actualizado:04/06/2021 02:02h
Guardar
Noticias relacionadas

A dos días de la definitiva
segunda vuelta de las presidenciales, en Perú se espera un final de infarto entre el maestro rural y dirigente sindical Pedro Castillo y Keiko Sofía Fujimori, quienes han protagonizado las elecciones más polarizadas de las últimas décadas.

En medio de la tragedia que ha resultado la pandemia, con más de 180.000 muertos en el país andino, Castillo representa en este cara a cara el voto del campo y ha anunciado una nueva constitución para cambiar el sistema económico, mientras que la hija mayor del expresidente en prisión por corrupción Alberto Fujimori Fujimori, representa la defensa del actual modelo.

«Hay un voto duro de Pedro Castillo donde los errores del candidato no han mellado en absoluto su intención de voto. Los errores y el caos que lo rodea no son tomados en cuenta por sus votantes», indicó Manuel Saavedra, director de CPI (Compañía Peruana de Investigación de Mercados), en una rueda de prensa con los corresponsales extranjeros en Perú. «Hay un 40% de voto duro para Castillo, porque él representa el pedido del cambio al modelo económico; es por ello que Keiko Fujimori se ha buscado posicionar frente a los indecisos, que son el 15%, y a darle un mensaje a las mujeres», agregó Saavedra, que apunta una diferencia final de medio punto entre los dos aspirantes.

Urpi Torrado, de la encuestadora Datum, señala por su parte que «el acto de perdón de Keiko Sofía en Arequipa, donde se reconcilia con el escritor Mario Vargas Llosa (que vive en Madrid) junto a su hijo Álvaro Vargas Llosa, el ex primer ministro Pedro Cateriano y el líder opositor venezolano Leopoldo López en una casona de Arequipa, no le sumará votos, porque debió hacerlo al inicio de la segunda vuelta».

La campaña de Pedro Castillo y Keiko Sofía Fujimori ha significado el enfrentamiento de Lima con el interior del país, de modo que Keiko Sofía se ha convertido en la candidata de la estabilidad económica frente al comunismo y al componente amorfo ciudadano llamado ‘antifujimorismo’, un actor político que surge cada cinco años y que impidió que la hija mayor de Fujimori ganase en las dos anteriores votaciones, debido a la corrupción del gobierno de su padre y a su polémico papel como jefa de la oposición en el último quinquenio.

Keiko Sofía Fujimori, para la que el fiscal José Domingo Pérez pide 30 años de cárcel por lavado de activos, se postula por tercera vez a la segunda vuelta, en la que previamente perdió por muy pocos votos frente a Ollanta Humala, en 2011, y Pedro Pablo Kuczynski, en 2016.

Una montaña rusa política

En los últimos cinco años Perú ha vivido una montaña rusa en lo político. Se esperaba que la presidencia fuera entregada por Pedro Pablo Kuczynski (PPK), quien renunció en marzo de 2018 y fue reemplazado por su vicepresidente, Martín Vizcarra, con el apoyo de Keiko Sofía Fujimori, que lideraba la bancada mayoritaria en el Congreso. Tras ello, Vizcarra se peleó con Keiko Sofía (que ingresó dos veces a la cárcel) y apoyó la investigación del caso ‘Lavajato’ (sobornos pagados por la empresa brasileña Odebrecht).

Desde 2001 todos los exmandatarios peruanos han sido investigados por este escándalo: Alejandro Toledo y PPK están en arresto domiciliario; Humala estuvo preso y afronta el proceso en libertad. En abril del 2019 Alan García se suicidó cuando fueron a detenerlo.

Manuel Merino, de Acción Popular, sucedió a Vizcarra y fue destituido cinco días después por masivas protestas a nivel nacional después de que la Policía matara a dos estudiantes. Perú tuvo tres presidentes en una semana: Vizcarra, Merino y, finalmente, Francisco Sagasti. Aún no está claro quién ocupará el cargo tras la votación del próximo domingo.

Ver los
comentariosTemas

Últimos artículos

Artículos relacionados

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí