Mustafa al Darwish, el joven saudí condenado a muerte por un delito cometido cuando era menor

Nerea Chicote
Actualizado:09/06/2021 14:50h
Guardar
Noticias relacionadas

Mustafa al Darwish podría ser ejecutado después de que su causa haya sido remitida a la Presidencia de Seguridad del Estado, tras la previa confirmación de la pena de muerte del Tribunal Supremo. El joven saudí, de 26 años, fue detenido por participar, presuntamente, en los disturbios que tuvieron lugar entre 2011 y 2012. En el momento en el que fue detenido,
el saudí tendría entre 17 o 18 años.

Ante esta noticia, Lynn Maalouf, directora adjunta de Amnistía Internacional para Oriente Medio y el Norte de África, ha expresado su disconformidad. «Las autoridades saudíes deben detener inmediatamente todos los planes de ejecutar a Mustafa al Darwish, que fue declarado culpable de participar en disturbios contra el Gobierno y condenado a muerte tras un juicio plagado de deficiencias basado en una ‘confesión’ obtenida mediante tortura. El tiempo para salvarle la vida se acaba rápidamente».

«Mustafa al Darwish podría haber tenido 17 o 18 años en ese momento»

También ha explicado, en relación con la edad de Mustafa al Darwish, que «el derecho internacional de los derechos humanos prohíbe terminantemente el uso de la pena de muerte contra personas menores de 18 años en el momento del delito».

Atendiendo a la falta de información del acta sobre el mes exacto en el que sucedieron los delitos, «Mustafa al Darwish podría haber tenido 17 o 18 años en ese momento».

Mustafa al-Darwish could face imminent execution in Saudi Arabia. He was sentenced to death after a deeply flawed trial based on a so-called ‘confession’ obtained through torture.

⏰ Time is running out to save his life ⏰https://t.co/uwgg87ti9b

— Amnesty International (@amnesty) June 8, 2021

Mallouf ha pedido, a su vez, la oportunidad de un nuevo juicio justo para el joven saudí. «En lugar de ejecutar a Mustafa al Darwish, las autoridades deben anular inmediatamente su sentencia condenatoria y ordenar que sea juzgado de nuevo con las debidas garantías».

Arresto de Mustafa al Darwish

El joven saudí estuvo en régimen de aislamiento y de incomunicación durante seis meses. Además, tampoco se le permitió acceder a asistencia letrada, es decir, a una defensa por un abogado, hasta que se inició su juicio, tras dos años de espera. Este hecho, a su vez, también violó el derecho que tenía el joven a un juicio justo.

El Tribunal Penal Especializado condenó a muerte a Mustafa en marzo de 2018, acusado de «participación en rebelión armada contra los gobernantes, bloquear carreteras y sembrar la discordia», «formar […] una red terrorista armada y disparar contra agentes de seguridad» y «buscar la ruptura de la cohesión nacional mediante su participación en más de 10 disturbios», según informa Amnistía Internacional.

Pena de muerte en Arabía Saudí

A pesar de que las ejecuciones en 2019 tendieron a la baja en la mayoría de los países, Arabia Saudí, Irán, Yemen y Sudán del Sur fueron la excepción. En 2019, en el caso de
Arabia Saudí, las autoridades ejecutaron a un total de 184 personas: seis mujeres y 178 hombres.

Arabia Saudí lo está dando todo en materia de violación de derechos humanos: participa en la guerra de Yemen, usa la tortura, aplica le pena de muerte (también las extrajudiciales), encarcela a mujeres defensoras…
+ info: https://t.co/e7jL2rkNSy

Post en @ElHuffPost

— Amnistía Internacional España (@amnistiaespana) January 30, 2020

Estos datos suponen la mayor cifra de ejecuciones contabilizadas en un país, en un solo año, por Amnistía Internacional. Los delitos por los que supuestamente los presos son culpados suelen estar relacionados con las drogas y los asesinatos. Además, la organización también se percató del incremento del uso de este castigo como arma política contra los chiíes del país por la disidencia de esta minoría musulmana. Como ejemplo de esto, el 23 de abril de 2019, 37 personas fueron ejecutadas en un solo día, siendo 32 hombres chiíes. Todos fueron condenados por «terrorismo», después de someterse a una serie de juicios basados en confesiones obtenidas bajo tortura, como palizas con bastones eléctricos.

Hussein al Mossalem fue uno de los hombres ejecutados en abril, tras estar recluido y aislado. Además, se sabe que sufrió un sinfín de lesiones, entre ellas fracturas de nariz, clavícula y una pierna. Mossalem compareció ante el Tribunal Penal Especializado de Arabia Saudí, creado en el año 2018 con el objetivo de juzgar casos relacionados con el terrorimo, aunque, según explica Amnistía Internacional, «cada vez se utiliza más para reprimir la disidencia».

«El uso de la pena de muerte es una abominable violación del derecho a la vida»

Otro dato a destacar es que la mitad de las ejecuciones, a su vez, se cometieron contra ciudadanos extranjeros. En 2018, la cifra se situó en 149 personas ejecutadas por las autoridades saudíes.

Según explica Lynn Maalouf, «el uso de la pena de muerte es una abominable violación del derecho a la vida en todas las circunstancias». En relación al caso de Mustafa, la directora adjunta explica que «seguir adelante con esta ejecución perjudicaría enormemente el reciente progreso de Arabia Saudí en el uso de la pena de muerte, que hizo
disminuir un 85% las ejecuciones en 2020».

Ver los
comentariosTemas

Últimos artículos

Artículos relacionados

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí