Análisis de la crisis en algunos equipos de ciclismo mundial – Ciclismo – Deportes

El ciclismo, por estos días, termina una temporada dura, de muchas carreras, triunfos y derrotas, pero por esta época es común escuchar los cambios de equipos de los corredores, el arranque de la preparación para el 2022. También se habla de la crisis que viven algunos de las escuadras del mundo del pedal.

(Le puede interesar: Falcao prende todas las alarmas en la Selección: ¡salió lesionado!)

La crisis toca a los conjuntos que tratan de sobrevivir, pero que se condenan por la falta de un apoyo económico grande y cuyos resultados no fueron los mejores en este 2021.

Uno de los más claros y comentados casos toca al World Tour (WT), la máxima categoría del ciclismo, que sufre con la agonía del Qhubeka, equipo al que pertenece el colombiano Sergio Luis Henao y que llevó al italiano Fabio Aru a culminar su carrera deportiva.

Panorama complicado 

El 15 de noviembre será una fecha clave para la escuadra. Ese día se conocerá si presentará los avales bancarios, los contratos de los ciclistas y los de los patrocinadores para continuar con su cupo en el WT, lo que no está muy claro.

(Lea además: Cuadrado le dio la victoria a la Juventus con este golazo)

Douglas Ryder, el mánager general, sigue en busca de dejar todo en pie para seguir, pero carece de un gran conglomerado que le entregue dineros como patrocinador principal, pues ya tiene fijos a Mercedes, que les entregará los carros, Assos continuará con la ropa oficial y BMC les dará las bicicletas, pero el músculo mayor no lo ha encontrado, no existe, hasta el momento.

Estamos activamente comprometidos con patrocinadores potenciales y nuestros patrocinadores actuales, mientras trabajamos para asegurar nuestro futuro para 2022

Qhubeka no pudo formalizar los papeles a tiempo, en el plazo que entrega la Unión Ciclista Internacional (UCI), pero Ryder se ha empeñado en buscar, a toda costa, no desaparecer.

“Hoy no estamos en condiciones de presentar nuestra solicitud inicial para nuestra licencia UCI WorldTour para el próximo año. Estamos activamente comprometidos con patrocinadores potenciales y nuestros patrocinadores actuales, mientras trabajamos para asegurar nuestro futuro para 2022”, dijo el mánager hace algunas semanas en un comunicado.

Es verdad que el rendimiento deportivo de sus ciclistas no fue el mejor. Este año el Qhubeka solo celebró cinco triunfos, muy pocos, pero para destacar que tres de ellos fueron en el Giro de Italia, competencia en la que ajustaron triunfos de etapa con Mauro Schmid, Giacomo Nizzolo y Victor Campenaerts.

(Lea también: Jugadores de Inter se burlan de Gremio con ataúdes y se arma una batalla)

“Es una situación bien complicada para algunos equipos, aunque solo se hable de los que ya no continúan el año entrante, pero la verdad es que hay muchos de los que siguen con varios inconvenientes y eso se da porque hay muchas carreras, el calendario es extenso, el nivel de exigencia es cada vez más alto y algunos no pueden con tanta carga y se revientan”, le dijo a EL TIEMPO Valerio Tebaldi, el técnico italiano.

Y agregó: “Hay mucha exigencia y la mayoría de las escuadras no tienen una estructura fuerte que traduzca esos esfuerzos en triunfos, que es lo que finalmente se busca para promocionar a los patrocinadores”.

Las otras dos victorias del Qhubeka fueron de Nizzolo, en el Circuito del Getxo y en la Clásica de Almería, pero de resto no obtuvo victorias de gran importancia, hecho poco llamativo para los grandes inversionistas.

Foto:

Archivo / EL TIEMPO

ProTeam, en la mala

Y al Qhubeka se unen dos estructuras ProTeam: Del-ko y en Vini Zabu. El primero de ellos interrumpió las actividades del año, no terminó la temporada y eso hace que el año que viene no haga parte del pelotón de la categoría.

(Lea además: James Rodríguez ya está en modo Selección Colombia)

Delko vivió de cerca la crisis del covid-19, y ahora eso se refleja con su final. El conjunto francés se vio perjudicados por eso y porque los resultados no fueron los mejores y no logró invitaciones a buenas carreras, por eso sus ciclistas no se pudieron mostrar.

Tuvo la mala fortuna de que varios de sus patrocinadores tomaron caminos diferentes, se fueron para otros equipos y el Delko, con Philippe Lannes al frente, perdió apoyos y poco a poco se fue cuesta abajo.

“Corredores hay, lo que se necesita es que se generen estructuras verdaderas, empresas, no equipos, porque no hay cómo sostenerlos y hay que conseguir el dinero para subsistir. Estos equipos se acaban y hay más desempleo, no hay patrocinadores fuertes y eso va contra el crecimiento del ciclismo”, señaló Tebaldi.

Este año, Delko solo obtuvo cinco triunfos; los más importantes, los dos que obtuvo José Manuel Díaz en el Tour de Turquía, pero pare de contar.

En Italia se vive una situación similar con el Vini Zabú, un equipo pequeño, luchador, formado para ser protagonista de competencias, pero que, todo indica, no seguirá.
El venezolano Tomás Aurelio Gil es la cabeza visible, el director deportivo, mientras que el italiano Angelo Citracca es el mánager general.

En este 2021 que está a punto de finalizar solo registraron dos triunfos, ambos con Jakub Mareczko, una etapa en la Coppi Bartoli y la victoria en el Trofeo Imag, de resto, nada.

El asunto pasa por que su principal patrocinador podría apoyar al equipo Intermarché, del World Tour, y por ello la estructura que el Vini Zabú tiene en la categoría ProTeam se acabaría.

LISANDRO RENGIFO
Redactor de EL TIEMPO
En Twitter: @LisandroAbel

Más noticias de deportes

-Iván Duque quiere organizar con la Fifa un partido benéfico en Colombia

-¿Quiénes son los nuevos convocados a la Selección Colombia?

-Pereira y Jaguares, salvo hecatombe, le dijeron adiós al descenso

Lea también

Artículos relacionados