En Alemania, tres partidos y 16 ministerios; en España dos partidos se reparten 22 ministerios

Anoche tuvo lugar la primera sesión constituyente del nuevo gabinete de ministros del Gobierno alemán. El canciller Scholzles informó que por su parte seguirá manteniendo consultas políticas con Angela Merkel y les sugirió que hicieran lo mismo con sus predecesores. «Continuaremos intercambiando ideas, incluso sobre política», ha explicado también en público en una entrevista con la televisión pública alemana ZDF. El objetivo es ganar eficiencia y ocupa por igual a los 16 ministerios que se han repartido los tres partidos que forman la ‘
coalición semáforo’, suficientes, como les recordó el presidente federal en la ceremonia de nombramientos, «para responsabilizarse de nuestro país, en el que habitan más de 82 millones de personas». La cifra puede parecer

 reducida, sobre todo en comparación con gobiernos como el de España, que tiene 22 ministerios para gobernar sobre unos 47 millones de habitantes y que se reparten entre solo dos partidos, cuando en Alemania son tres a repartir. Scholz sin embargo valora el equipo como «preparado para llevar a cabo un nuevo comienzo».

Solamente un ministro, el de Interior, duplicó su traspaso de cartera. Horst Seehofer entregó las llaves del moderno edificio frente a la Hauptbahnhof de Berlín a la socialdemócrata Nancy Faeser y, dado que Vivienda pasa a formar parte de otra oficina, se vio también con Klara Geywitz. A cambio, el Ministerio de Economía se funde con las responsabilidades de Clima en manos del también vicecanciller y número dos del Gobierno, el verde Robert Habeck, lo que permitirá aplicar la política climática de forma transversal a través de la política económica y permitirá ahorrar en presupuesto. «Hágalo bien, hágalo mejor», le dijo el ya exministro de Economía, Peter Altmeier.

Scholz se sienta en la bancada del Gobierno tras ser investido canciller – Reuters

La relación entre los ministros de los tres partidos, en cualquier caso, es potencialmente conflictiva porque mantienen posiciones incluso opuestas en varios asuntos. El primer conflicto surgió ayer mismo, en relación con la política exterior. Mientras Los Verdes enfatizan la responsabilidad de su candidata electoral, Annalena Baerbock, que ocupa ya la cartera, los socialdemócratas explican en los pasillos que el liderazgo de la política exterior lo llevará personalmente el canciller Scholz. Así lo describió, sin ir más lejos, el líder del grupo parlamentario del SPD, Rolf Mützenich, que en una entrevista con Deutschlandfunk afirmó que esa materia será controlada «especialmente desde la Cancillería». El diputado de Los Verdes Omid Nouripour contradijo después expresamente esa valoración: «Desacreditar a Exteriores desde la lógica de cocinero-camarero no es normal y no genera confianza, es mejor no cultivar jardines ajenos». Para ahorrar conflictos, Scholz ha colocado en el Ministerio de Cancillería a Wolfgan Schmidt, su hombre de confianza, cuya principal misión será amortiguar los choques desde ese puesto.

Mimar la agricultura

Entre los nuevos ministros comenzó este miércoles a ganar perfil Cem Özdemir, en la cartera de Agricultura y Alimentación, que llegó al Palacio de Bellevue en bicicleta, dispuesto a dar ejemplo, y que más tarde proclamó su intención de erigirse en defensor de los agricultores y de la Alemania vacía. «La agricultura da forma a nuestro país», dijo, «es la garantía de que las zonas rurales sigan vivas y de que siga mereciendo la pena vivir en los pueblos». «Son los que ponen la comida en nuestra mesa y tenemos que ayudarles en el proceso a un mejor bienestar animal y protección del clima», añadió.

Este Gobierno no tiene Ministerio de Obras Públicas, que recaen en su mayoría en el de Transporte. «No vengo a poner las cosas patas arriba, sino a seguir con lo bueno», dijo el nuevo titular de la cartera, Volker Wissing, que recibió como regalo de su predecesor, Andreas Scheuer, un casco y una pala con los colores de la bandera alemana. Wissing se ciñe a la consigna de Scholz de «aprovechar lo que hay».

Lea también

Artículos relacionados