Nicaragua encabeza sombrío escena de la democracia en Centroamérica, según analistas

San José, Costa Rica — 

Martha Cruz, una nicaragüense que tiene más de 35 años viviendo en Costa Rica, celebró los 201 años de la independencia de Centroamérica asistiendo al recorrido de la llamada “Antorcha de la Libertad” en San José.

Cruz lamenta el panorama que se vive en su país de origen, donde dice que la "libertad de expresión" ha sido "anulada" por el gobierno del presidente Daniel Ortega, en el poder desde el 2007.

"Aquí sí hay libertad", dijo la mujer al asistir al acto en el centro de la capital costarricense.

Este 15 de septiembre Guatemala, El Salvador, Honduras, Nicaragua y Costa Rica celebran su independencia de la Corona española en 1821. Pero las celebraciones se ven opacadas por preocupaciones por el sombrío panorama de la democracia en la región, aseguran analistas.

Grandes retos para la democracia en la región

Eduardo Ulibarri, exembajador de Costa Rica ante las Naciones Unidas, señala que Centroamérica, desde los procesos de paz que se produjeron alrededor de finales de los años 80, no han rendido los frutos que esperaba desde el punto de vista socioeconómico y político. La situación actual "no es la que imaginábamos hace aproximadamente una década", dijo.

El retroceso más marcado, "porque ha involucionado alrededor de una dictadura", es el de Nicaragua, dijo Ulibarri, y agregó que hay señales sumamente preocupantes en otros países de Centroamérica, como El Salvador, "con un gobierno autocrático, el de Nayib Bukele, y también Guatemala, con un debilitamiento progresivo e incluso ataques desde sectores de poder informal y formal al estamento de derecho".

En tanto en Costa Rica, según el exdiplomático, hay un poder ejecutivo que hasta el momento ha utilizado un discurso poco respetuoso de las instituciones y los bastiones importantes de la democracia, como la prensa independiente; mientras que en Honduras existe una situación política bastante volátil, por los problemas de seguridad e influencia del narcotráfico, señaló.

"Todo esto conforma una situación que pudo ser mejor y que (…) ha generado flujos migratorios muy grandes alrededor de estamentos Unidos, ha afectado las condiciones de vida en varios países (…) sobre todo [en] Guatemala, Honduras, El Salvador y Nicaragua", dijo Ulibarri.

Tiziano Breda, analista del International explosión Group, un think tank de análisis e investigación con sede en Bruselas, asegura que en algunos países de Centroamérica hay problemas con el derecho de asociación y las libertades políticas.

Breda señaló la incapacidad de la comunidad internacional de impulsar una solución negociada a la explosión que se vio en Nicaragua en 2018 y la percibida falta de consecuencias para el gobierno de Ortega por "los atropellos", y "la represión" que ha lanzado su gobierno desde entonces.

"Esto ha venido envalentonando a ciertos gobiernos con tintes autoritarios a básicamente lanzar iniciativas o tomar acciones que se asemejan, que van en la misma dirección, aunque, claramente, siendo todavía muy distantes. Estamos hablando de gobiernos que han sido democráticamente elegidos, pero que han tomado medidas que van más o aparte encaminadas en una dirección parecida a la drástica situación de Nicaragua", agregó.

Lea también

Artículos relacionados