Estas dos vacunas Covid-19 muestran seguridad y producen inmunidad en modelo infantil

R. IbarraMadrid
Actualizado:16/06/2021 11:30h
Guardar
Noticias relacionadas

Dos vacunas, la vacuna de ARNm de Moderna y un compuesto fabricado a base de proteínas ha mostrado su seguridad y eficacia en un modelo animal infantil. En un estudio publicado en
Science Immunology, las dos vacunas provocaron respuestas de anticuerpos neutralizantes duraderas al SARS-CoV-2 sin que se presentaran efectos adversos.

La investigación, realizada por investigadores de la
Universidad de Carolina del Norte en Chapel Hill, Weill Cornell Medicine y NewYork-Presbyterian (EE.UU.), sugiere que las vacunas para niños pequeños probablemente sean herramientas importantes y seguras para reducir la pandemia.

«Las vacunas parecen seguras y efectivas para los niños pequeños y podría ayudar a limitar la propagación del Covid-19 ya que sabemos que los niños pueden transmitir el virus», señala Sallie Permar, del Departamento de Pediatría de Weill Cornell.

El estudio confirma fuertes respuestas de anticuerpos neutralizantes provocadas por las vacunas en 16 crías de macacos rhesus que persistieron durante 22 semanas. Los investigadores están realizando estudios para comprender mejor la posible protección duradera de las vacunas.

«El nivel de anticuerpos potentes que observamos fue comparable a lo que se ha visto en macacos adultos, a pesar de que las dosis fueron menores (de 30 microgramos en lugar de las dosis de 100 microgramos para adultos)», explica Kristina De Paris, autora del estudio.

«Con la vacuna Moderna, también observamos fuertes respuestas específicas de células T, que sabemos que son importantes para limitar la gravedad de la enfermedad».

Para evaluar la vacunación infantil contra el SARS-CoV-2, los investigadores inmunizaron a dos grupos de 8 crías de macacos rhesus a los 2,2 meses de edad y 4 semanas después en el Centro Nacional de Investigación de Primates de California.

Las vacunas parecen seguras y efectivas para los niños pequeños y podría ayudar a limitar la propagación del Covid-19 ya que sabemos que los niños pueden transmitir el virus

Cada animal recibió uno de dos tipos de vacunas: una versión preclínica de la vacuna de ARNm de Moderna o una vacuna basada en proteínas desarrollada por el
Centro de Investigación de Vacunas del Instituto Nacional de Alergias y Enfermedades Infecciosas (NIAID) EE.UU, parte de los Institutos Nacionales de Salud, con un adyuvante de 3M que estimula las células a través de los receptores 7 y 8. El adyuvante fue formulado en una emulsión por el Instituto de Investigación de Enfermedades Infecciosas (IDRI).

La vacuna de ARNm es como un mensaje, explican los investigadores; entrega instrucciones al cuerpo para producir la proteína de superficie del virus, la proteína de pico. La vacuna no ingresa al núcleo, no afecta su ADN y no persiste en el cuerpo. En cambio, enseña a las células a crear la proteína de pico y, así, nuestras células inmunes la reconocerán, desarrollando anticuerpos y otras respuestas inmunes.

La vacuna de
NIAID es la proteína de pico en sí misma, que el sistema inmunológico reconoce de la misma manera. Es similar a la vacuna basada en proteínas Novavax, que los informes indican que es altamente efectiva y segura.

Con la vacuna Moderna, también observamos fuertes respuestas específicas de células T, que sabemos que son importantes para limitar la gravedad de la enfermedad

Ambas vacunas provocaron una alta magnitud de anticuerpos neutralizantes IgG contra el SARS-CoV-2 y las respuestas de células T específicas de la proteína Spike -IL-17, interferón-g y TNF. Estos se denominan respuestas inmunitarias T helper 1.

Es importante destacar que las vacunas no provocaron respuestas T helper tipo 2, lo que puede ser perjudicial para la eficacia y seguridad de la vacuna en los lactantes. Estas respuestas pueden contrarrestar la respuesta inmunitaria contra el virus. Y así, las respuestas de T helper 2 han obstaculizado el desarrollo de vacunas en niños pequeños, sobre todo para el virus respiratorio sincitial común (RSV).

«Estábamos seguros de verificar la evidencia de respuestas de T helper 2, como IL4, en el plasma sanguíneo de todos los macacos para asegurarnos de que ninguna vacuna produjera tal respuesta», afirma De Paris.

Ver los
comentariosTemas

Últimos artículos

Artículos relacionados

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí