Francia vota hoy en las regionales como un ensayo para las presidenciales de 2022

Juan Pedro QuiñoneroSEGUIRCorresponsal en París
Actualizado:20/06/2021 02:01h
Guardar

Cuarenta y tres millones de franceses están invitados a votar hoy en la primera vuelta de las elecciones regionales y departamentales, que debiera confirmar una victoria de la derecha y el centro tradicionales, un crecimiento importante de la extrema derecha, un estancamiento y división de las izquierdas, y un posible fracaso significativo del partido de Emmanuel Macron. Se teme una abstención «inquietante».

Las 17 regiones francesas tienen un poder político muy modesto. Son incomparables con las regiones españolas y el centenar de departamentos son una suerte de «sucursales» del poder político central. A diez meses de la próxima elección presidencial, el resultado final de estas elecciones, a dos vueltas, dará indicadores sobre el estado de la opinión pública y las grandes tendencias de voto.

El centro y la derecha tradicionales gobiernan en siete de las regiones metropolitanas y en la isla de la Reunión, territorio de ultramar. Todos los sondeos insisten en la tendencia: la Francia profunda seguirá votando a la derecha tradicional. Los Republicanos (LR, el partido de Nicolas Sarkozy) y el resto de las familias de centro derecha incrementarán su poder en Isla de Francia, la región más importante, con mucho.

El mapa de las relaciones de fuerzas – ABC

El PS y el resto de las fuerzas de izquierda, muy divididas, controlan cinco regiones metropolitanas y dos territorios de ultramar, la Guayana y la Martinica. Estas elecciones solo permitirán confirmar si el PS pierde o no pierde la hegemonía entre las izquierdas, cuando el PCF está hundido.

Los regionalistas seguirán gobernando en la isla de Córcega, donde las antiguas tentaciones independentistas quedaron hace años devaluadas, alejadísimas de los «modelos» catalán y vasco que los corsos descartaron hace mucho tiempo.

Censura contra Macron

La República En Marcha (LREM), el partido de Macron, solo gobierna en colación en la Guadalupe, territorio de ultramar, último confenti de las antiguas ‘glorias imperiales’. No deja de ser sintomático que el partido del presidente de la República tenga una implantación tan mínima y modesta. Todos los sondeos anuncian que LREM seguirá estancada en toda Francia. Se piensa bastante unánime que estas regionales y departamentales pudieran tener algo de «voto censura» contra Macron.

Agrupación Nacional (AN, extrema derecha), el partido de Marine Le Pen, no participa en la gestión de ninguna región. Pero es la única fuerza que parece crecer de manera importante en toda Francia, en todos los sondeos.

Ver los
comentariosTemas

Últimos artículos

Artículos relacionados

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí