El actual primer ministro armenio arrasa en las elecciones pese a los malos pronósticos

Rafael M. MañuecoSEGUIRCorresponsal en Moscú
Actualizado:21/06/2021 09:58h
Guardar
Noticias relacionadas

Según prácticamente el cien por cien de los votos escrutados, Contrato Civil, el partido del primer ministro armenio, Nikol Pashinián, ha conseguido
una contundente victoria en las elecciones legislativas celebradas el domingo en Armenia. De acuerdo con los datos facilitados por la Comisión Electoral Central, la fuerza que lidera Pashinián ha obtenido el 53,92 por ciento de los sufragios.

En segundo lugar ha quedado el Bloque Armenia, con el 21,04 por ciento de los votos, coalición que encabeza el adversario más irreconciliable de Pashinián, el expresidente Robert Kocharián, que ya ha denunciado fraude y advertido que impugnara el resultado electoral. La tercera plaza ha sido para el bloque del también expresidente Serzh Sargsián, con el 5,23 por ciento de los apoyos.

Al tratarse de una coalición debería haber superado la barrera del 7 por ciento, los partidos la tienen establecida en el 5 por ciento, para entrar en el reparto de escaños. Sin embargo, la ley en Armenia obliga a que en el Parlamento estén presentes por lo menos tres fuerzas políticas, lo que permitirá que Sargsián, oponente también de Pashinián, tenga diputados en la Cámara.

El bloque de Kocharián calificó los resultados de las elecciones como «dudosos». «Están en claro contraste con las diversas manifestaciones de la vida pública que hemos presenciado en los últimos ocho meses, con todos los resultados de las encuestas de opinión pública, incluidas las internacionales y, finalmente, con el sentido común», declaró la alianza a través de un comunicado. El propio Kocharián se propone impugnar los resultados de los comicios.

Las leyes en Armenia establecen también que el partido que haya logrado más del 50 por ciento de los votos obtiene de golpe el 54 por ciento de los escaños, independientemente de la proporción real. Adquiere además el derecho a formar Gobierno, con lo que Pashinián tiene garantizado la continuidad como primer ministro y el control total sobre el Ejecutivo.

Tras mes y medio de enfrentamientos armados, entre el 27 de septiembre y el 10 de noviembre, Pashinián aceptó un cese de las hostilidades, pero a costa de perder gran parte de los territorios que los armenios controlaban. Fue tachado de «traidor» y le tocó hacer frente durante semanas a las movilizaciones organizadas por la oposición exigiendo su dimisión. Tuvo incluso un choque con la cúpula del Ejército. De ahí que su popularidad cayera en picado, según sondeos que no han resultado ser demasiado certeros, y se generasen dudas sobre la posibilidad de que pudiera continuar como jefe del Gobierno. Por contra, Kocharián aprovechó el malestar de determinados sectores de la élite política y de la población para instigar protestas y socavar a su adversario. Ahora surge el temor de que Kocharián trate de movilizar a sus partidarios para echar abajo los resultados de las elecciones.

Ver los
comentarios

Últimos artículos

Artículos relacionados

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí