Baluartes y techos de cristal

Se supone que una primera ronda electoral en la que se disputan 14 asambleas regionales con limitadas atribuciones no es la mejor forma de predecir lo que va a ocurrir en los próximos comicios presidenciales de Francia previstos para la primavera de 2022. Sin embargo, después de un largo año para olvidar y una cita con las urnas dos veces retrasada por la pandemia, resulta difícil resistirse a la tentación de no rebuscar algún tipo de proyección al Eliseo.

Con un índice de participación –en torno al 34%– decepcionante incluso para este tipo de elecciones regionales que no suelen generar gran interés entre los votantes franceses, los resultados han sido una mala noticia para las ambiciones presidenciales de Marine Le Pen… Ver Más

Últimos artículos

Artículos relacionados

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí