Costa Rica, un país entero blanco de ataques de ransomware

WASHINGTON — 

Los maestros no pueden adquirir sus sueldos. Se paralizan la aduana y el pago de impuestos. Los médicos no tienen acceso a los historiales de sus pacientes ni pueden observar la propagación del COVID-19. Los problemas que enfrenta Costa Rica son tantos que su presidente les declara la guerra a hackers extranjeros y dice que quieren derribar su gobierno.

Desde hace dos meses que Costa Rica viene siendo blanco de piratas cibernéticos que exigen “rescates” para desbloquear el acceso a sistemas y archivos personales, conocidos como ransomware, y que han trastornado la vida de esta nación centroamericana. La situación plantea interrogantes acerca de hasta qué punto Estados Unidos debe ayudar a países amigos a protegerse de ciberataques de bandas delictivas rusas, que le apuntan ahora a naciones poco desarrolladas de una forma que podría tener grandes repercusiones mundiales.

“Hoy es Costa Rica. Mañana puede ser el Canal de Panamá”, dijo Belisario Contreras, ex director del programa de ciberseguridad de la Organización de Estados Americanos.

El año pasado, delincuentes cibernéticos lanzaron ataques de ransomware en Estados Unidos que forzaron la paralización de actividades de un oleoducto, interrumpieron la producción de la empresa computador de carne más grande del mundo y causaron problemas a una importante firma de software que tiene miles de clientes en todo el mundo.

También lea

FBI desbarata un ciberataque contra un hospital infantil

Últimos artículos

Artículos relacionados

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí