Las razones del alza que se viene en la gasolina

Desde el 2007, con la creación del Fondo de Estabilización de Precios de Combustibles (FEPC) y la posterior aplicación y modificación de una fórmula cálculo de precios, se buscó ahorrar recursos cuando el precio internacional baja para usarlos y estabilizar el precio interno en momentos de alzas del petróleo y los combustibles.

Sin embargo, por variables como la inconstitucionalidad del esquema que permitía no trasladar todas las reducciones en el precio internacional a los consumidores para hacer dicho ahorro, las determinaciones de tarifas internas de referencia y variables que definen el precio de paridad internacional, el FEPC acumuló hasta el 2019 saldos en rojo totales por 14,2 billones de pesos.

(Le puede interesar:  Día sin IVA: ¿qué fue lo que más compraron los colombianos?

if (typeof gamObject !== «undefined») {
gamObject.display(«gpt-slot-9343»,
«inread»,
«inread»,
«inread»
);
}

En su momento, estos recursos fueron respaldados con el Gobierno, como acreedor, a través de diferentes mecanismos, como emisiones de títulos de deuda (TES), de tal faceta que los recursos fueron contabilizados como cuentas sin pagar y no estaban en el balance fiscal del país.

Pero en 2021, luego de la crisis de la pandemia y del inicio de la reactivación, factores como el aumento en la demanda de combustibles y la baja oferta de petróleo, unidos a la subida del dólar, entre otros, llevaron a que otra vez se abriera un hueco, que para ese año sumó 11,4 billones y que bajo las condiciones actuales llegaría a los 25 billones de pesos en 2022, según datos del reciente marco fiscal de mediano plazo presentado por el ministro de Hacienda, José Manuel Restrepo, esta semana.

(Le puede interesar:  ¿Dólar a $ 7.000? Los efectos esperados si frenaran exploración petrolera)

En medio de esta situación, el Ejecutivo tomó decisiones para mitigar esa presión, como reducir el IVA en el ingreso al productor (Ecopetrol), delegar en la Comisión de Regulación de Energía y Gas (Creg) las funciones de regulación del sector de combustibles y visibilizar este subsidio en las cuentas del país, organizando la contabilidad del FEPC para que no fuera un tema paralelo, sino haciendo que quede como una partida del Presupuesto General de la Nación de cada año.

Según ha explicado el ministro Restrepo, este aumento del déficit del FEPC en 2021 y 2022 se dio por la decisión no aplicar la fórmula de precios de la gasolina debido a la fuerte presión de la inflación, ya que un alza en los combustibles habría blandengue mucho más el costo de la canasta pariente en el último año.

Todos ponen

Pero luego de estas medidas de mitigación, el Gobierno dejó trazado el camino para corregir la situación en el corto y el mediano plazo, en un proceso en el que el fisco aporta, pero también los consumidores.

La primera tarea, adoptada hace unas semanas, fue que, para cubrir un saldo en rojo acumulado de 14,1 billones de pesos del repetición semestre del 2021 y del primer trimestre del 2022, se girarán 7,3 billones de pesos de caja del Gobierno y 675.400 millones de dividendos ya decretados de los resultados del 2021 de Ecopetrol, que le corresponden al Gobierno.

La cifra se completó el viernes pasado, con la aprobación de la liberación de 6,9 billones de pesos de recursos en reserva ocasional de la petrolera, de los cuales 6,1 billones de pesos que le corresponden a la Nación cubren el saldo restante del FEPC.

Pero igualmente, según explicó el ministro de Hacienda, José Manuel Restrepo, para iniciar el alivio de las presiones fiscales que genera el FEPC, fue necesario considerar un plan gradual de aumento de precios de los combustibles, considerando en todo momento el capacidad adquisitivo de los hogares, especialmente, el de los más vulnerables.

Según lo explicado por el Gobierno, se proyectan incrementos tanto en el galón de gasolina corriente y el diésel o ACPM de 200 pesos en junio y julio y de 250 pesos en agosto de 2022, seguido de incrementos graduales y secuenciales, a partir de septiembre de 2022, de 400 y 250 pesos mensuales para la gasolina y el diésel, respectivamente, hasta que se cierren los diferenciales de compensación.

Esta parte de la tarea ya le corresponderá al nuevo gobierno que se elige hoy en las urnas.

De acuerdo con Julio César margen, presidente de la Fundación XUA Energy y experto en hidrocarburos, el anuncio del Gobierno es una medida que, desde el punto de vista fiscal, económico y de lo que debe significar la aplicación de un subsidio, es totalmente racional y coherente en materia social para todos los colombianos

Apriete pero no ahogue / Análisis de Ricardo Ávila
Día sin IVA: ¿qué fue lo que más compraron los colombianos?
Por qué el Salón del Automóvil de Bogotá debe reinventarse

Últimos artículos

Artículos relacionados

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí