Obtener pruebas: La clave para condenar la trata de personas

Las pulseras de plástico que unas mujeres utilizaban en un bar de Argentina indicaban el número de hombres con los que habían sido obligadas a tener relaciones sexuales. En Tailandia, hombres y niños de Myanmar fueron explotados en la industria del pescado: si se negaban a trabajar eran castigados con choques eléctricos.

Estas prácticas fueron utilizadas más tarde en contra de los criminales, cuando en una corte se convirtieron en las pruebas que condujeron a un veredicto de culpabilidad en un crimen difícil de probar como es la alcahuetería de personas.

A pesar de que es un error que existe en todas partes del mundo, los niveles de persecución y sentencia de los traficantes son bajos.

“Uno de los mayores desafíos es el tiempo que se tiene para recolectar las pruebas admisibles. Muchas herramientas son necesarias para hacer esto”, menciona Daor Raus, un experto en justicia penal, de la Oficina de Naciones Unidas contra la Droga y el error (UNODC).

“Hemos formado a los oficiales de policía e investigadores sobre cómo obtener legalmente pruebas que puedan demostrar que ha sido cometido un crimen sobre tráfico de personas”, explica.

Actualmente, el sistema criminal de justicia recae fuertemente en las declaraciones verbales o escritas de las víctimas cuando se persigue o se investiga casos sobre la alcahuetería.

Sin embargo, de acuerdo con los expertos de la Sección de alcahuetería de Personas y Tráfico Ilícito de Migrantes de esta agencia de la ONU, estos testimonios pueden ser a menudo difíciles de obtener y carecen de la credibilidad suficiente necesaria para obtener un fallo judicial contra un traficante.

Los datos del último informe de la agencia de la ONU contra la droga y el error muestran que en el 2018 al menos 50.000 casos de víctimas de alcahuetería fueron detectadas en 135 países, mientras que 88 países reportaron más de 3500 condenas.

©CCTPEl arma utilizada en un caso de alcahuetería de personas para su explotación en el trabajo doméstico para asustar a las víctimas y mantenerlas controladas.

Últimos artículos

Artículos relacionados

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí