Liberado el sanguinario jefe mafioso asesino de Falcone tras 25 años años de cárcel

Ángel Gómez FuentesSEGUIRCorresponsal en Roma
Actualizado:01/06/2021 11:45h
Guardar

El boss mafioso, Giovanni Brusca, 64 años, uno de los más sanguinarios de Cosa Nostra, ha sido puesto en libertad, tras cumplir condena de 25 años y haberse convertido en un colaborador de la justicia. Brusca fue quien accionó el mando a distancia que detonó la carga explosiva que causó la masacre de Capaci (Sicilia), atentado en el que fallecieron el juez Giovanni Falcone, su esposa y tres agentes de su escolta, el 23 mayo 1992.

Brusca fue un despiadado asesino de mujeres y niños, que actuaba bajo las órdenes del jefe de Cosa Nostra, el sanguinario Salvatore Totó Riina. Brusca estranguló a una joven embarazada. También fue él quien ordenó estrangular y disolver en ácido al pequeño Giuseppe Di Matteo, de 13 años, por el simple hecho de ser hijo de un arrepentido de la mafia, un crimen recordado siempre como reflejo del horror y crueldad de la actuación mafiosa.

Giovanni Brusca, para obtener beneficio penitenciario y no morir en la cárcel como su capo Totó Riina, se convirtió en el colaborador de la justicia que reveló a la magistratura los secretos de la Cosa Nostra, no solo del ala militar que cometía atentados y crímenes, sino también de los sectores mafiosos que tenían contacto con el mundo político y empresarial.

A Brusca se le abrieron ayer las puertas de la cárcel romana de Rebibbia. Detenido por agentes de la policía estatal el 20 de mayo de 1996 en una villa cerca de Agrigento (Sicilia), pasó un cuarto de siglo en prisión. Cumplió toda la condena que se le había impuesto y, a diferencia de otros colaboradores de la justicia, la expió en su celda. Como ha escrito el semanario L’Espresso, el primer medio italiano en dar la noticia, Brusca es ahora un hombre libre, sometido a controles y protección, pero libre. Técnicamente, sin embargo, permanece sujeto a cuatro años de libertad condicional.

Arrepentido

En el año 2.000, Brusca confesó a los jueces que se arrepentía de sus fechorías y horrendos crímenes. Costó a la magistratura creerle, dado su feroz historial. De hecho, tras arrepentirse, mintió en algunas de sus versiones iniciales sobre ciertos crímenes. Por ello, la colaboración con la justicia de Giovanni Brusca ha sido siempre muy discutida, como ha sido ahora su liberación, que ha creado notable polémica. «Mi decisión de colaborar con la justicia no fue una elección fácil. Pesaba mucho la historia de mi familia, tener que acusar a los demás, el juicio de lo que mi padre dirá de mí», dijo en su día Giovanni Brusca. Su padre, Bernardo Brusca, que murió en la cárcel, era el jefe de un clan y un exponente importante de la cúpula de Cosa Nostra.

Muchas han sido las reacciones de indignación al conocer que Brusca goza de libertad. Santino Di Matteo, un arrepentido de la mafia y colaborador de la justicia, cuyo hijo Giuseppe fue estrangulado y luego lo hizo desaparecer en un bidón de ácido, ha reaccionado con estupor e indignación al saber que ya está libre quien cometió contra él una venganza atroz. Di Matteo afirma que no puede tolerar que el Estado libere «esta escoria de la humanidad. Si me lo encuentro en la calle no sé lo que sucedería».

Tinsa Montinaro, la viuda del jefe de la escolta del magistrado Falcone, Antonio Montinaro, uno de los tres agentes que murieron junto al juez y su esposa en Capaci, ha comentado: «Estoy indignada, estoy verdaderamente indignada. Después de 29 años todavía no sabemos la verdad sobre la matanza de Capaci, y Giovanni Brusca, el hombre que destruyó a mi familia, está libre. ¿Saben cuál es la verdad? Que este Estado rema en nuestra contra. ¿Qué le voy a decir a mi nieto ahora? ¿Que el hombre que mató a su abuelo pasea libremente? Toda Italia debería estar indignada y no solo yo, que perdí a mi marido», concluye la viuda del agente Montinaro su declaración a la agencia Adnkronos.

Muy indignada ha sido también la reacción de Rita della Chiesa, hija del general Carlo Alberto Dalla Chiesa, asesinado por Cosa Nostra: «La liberación de Giovanni Brusca es una vergüenza para el Estado. Estoy consternada por lo sucedido. No esperaba otra vergüenza de la justicia en Italia». Por su parte, Maria Falcone, hermanada del juez Giovanni, asesinado por la mafia ha comentado: «Es una noticia que me duele, pero esta es la ley, una ley que mi hermano también quiso y por lo tanto debe ser respetada. Solo espero que el poder judicial y la Policía estén vigilantes con extrema atención para evitar el peligro de que vuelva a cometer un delito, ya que estamos hablando de una persona que ha tenido un camino de colaboración con la justicia muy tortuoso. El mismo poder judicial en varias ocasiones ha expresado dudas sobre revelaciones, especialmente las relativas al patrimonio que, probablemente, no ha sido confiscado en su totalidad. Sería un insulto a Giovanni, a su esposa y sus tres escoltas asesinados que un hombre que ha cometido crímenes horribles pueda volver libre a disfrutar de las riquezas manchadas de sangre».

El magistrado Falcone fue el inspirador de la normativa para favorecer que arrepentidos de la mafia colaborasen con la justicia. Gracias a ello, las fuerzas del orden y la magistratura lograron importantes y decisivos éxitos en la lucha contra la mafia

Ver los
comentariosTemas

Últimos artículos

Artículos relacionados

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí